Vivir la vida

Siempre les digo lo mismo a mis alumnos la última clase antes de las fiestas patrias: que se cuiden. Que no manejen borrachos. Que no se suban a autos de gente que está borracha. Que no tomen cualquier cosa. Que coman también. Que disfruten, pero con mucho resguardo porque en estas fechas la gente se pone como loca, eufórica y aumenta la fiesta, pero también el peligro. Ahí me sale la mami vieja escuela que llevo dentro. Ahí se me quita todo lo punk y moderna que puedo ser a ratos: cuando me imagino que a mis chiquillos les puede pasar algo en ese afán adolescente de creer que sólo a través de la intensidad, se vive la vida de verdad. Porque hay mucha gente que cree eso: que vivir la vida es hacerlas todas, hasta el extremo, convertirse en una especie de muñeco a pilas que prueba por aquí, hace por allá, se cansa hasta lo indecible y luego dice, muy satisfecho de regreso a su rutina: qué manera de pasarlo bien.

En fiestas patrias, eso se replica por mil: en familias que salen apuradas, al lote, llenas de aparatajes arriba del auto, corriendo por la autopista para llegar a playas saturadas donde para ir a comprar el pan te demoras hora en auto. En gente que come hasta abarrotarse, que bebe hasta quedar dado vuelta, que fuma toda su cajetilla en una noche, que baila hasta quedar un día completo después en cama, que sube varios kilos después de tres días de bacanal, que anda en auto a la velocidad de la luz sin haber dormido lo suficiente y que entre más cosas haga y ojalá hasta su límite, más jugo siente que le ha sacado a la vida. Es como esos viajes a lugares lejanos que al final más que una travesía de descubrimiento, termina siendo una competencia por haber puesto los pies en la mayor cantidad de lugares posibles en el mapa, aunque sea por dos minutos. Todo sea por obtener de allí una foto.

Eso es vivir la vida a concho para muchas personas: hacerlo todo, hacerlo rápido, hacerlo hasta estrujarse por completo. Vivir la vida como sinónimo de una maratón donde la cosa es llegar, cumplir, sin haber siquiera visto, menos disfrutado del paisaje. Este fin de semana no hice casi nada. Fue uno de los fines de semana que he vivido más a concho en mi vida. Entre lo poco que hice, fue ver una película muy linda en la que decían en una parte: lo que da miedo no es la muerte, sino que haya gente que nunca vive su vida. Y eso vale también para la gente que cree que las hace todas, que ha probado todas las experiencias del mundo hasta el hartazgo, tan intensamente. Porque vivir la vida no tiene que ver con sacarse el jugo. Con explotarse. Con agotar todas las posibilidades. Con morir acumulando cantidades de experiencias y vértigos más extremos que el de al lado. Tiene que ver mucho más con disfrutar y atesorar lo que una vive, aunque eso sea una quietud absoluta o haciendo algo que no salga para nada de lo común y corriente. Vivir la vida también puede hacerse a través de la paz. O de no hacer nada. O de descansar, caminar lento, pensar o respirar. Lejos de la lógica del consumo que dice que mientras más, mejor, vivir de verdad tiene mucho más que ver con calidad. Y la calidad se moldea entrenando la conciencia para apreciar cada momento, por pequeño o simple que sea. Y de repente una necesita la fiesta para bailar durante horas hasta quedar cansadísima. Pero otras veces, vivir la vida puede ser irse a una playa pelada a hacer nada más que respirar. O echarse en un sofá a leer un buen libro. O quedarse en Santiago mientras todo el mundo va de fonda en fonda, bebiendo mucho vino y chicha. Eso se ha ido convirtiendo para mí, con el paso del tiempo, eso de vivir la vida: sacarle el jugo a lo que necesito. Y me doy cuenta de que cada vez, necesito de menos cosas para vivir mi vida a concho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s