Abre los ojos

Por Pepa Valenzuela

Me voy a Cuba. Me voy porque hace dos años que no tengo vacaciones como la gente. Me voy y con dos amigas entrañables que el año pasado vivieron desastres parecidos al mío. Desde que me fui a Isla de Pascua el 2008 no descanso ni duermo como debiera. Y después de eso, han pasado muchas cosas. Lo que decía antes: todo ha sido como la canción que cantaba cuando era niña, ésa de mi lindo globito, pum! reventó. En este tiempo descubrí muchas cosas que hubiera pagado por no descubrir, aunque después me repito, no, no, si está bien que una abra los ojos. Pero es como dijo la Carolina, sentada al lado mío en la mesa de un matrimonio, mirando a su alrededor: Yo pagaría por ser más tonta. Yo pagaría por no saber. Yo a veces pienso lo mismo. Hubiera pagado por no saber todo lo que desde septiembre hasta este año supe. Qué fue: básicamente supe que el hombre que tenía al lado no era lo que aparentaba, sino que era todo lo contrario. Descubrí que la gente miente más de lo que esperaba. Supe de la boca de dos hombres a quienes encontraba relativamente respetables, que ellos también eran capaces de mentir. Que en el fondo, odiaban a las mujeres. Yo estaba leyendo ese libro: Los hombres que no aman a las mujeres. Justo estaba leyendo eso cuando esos dos hombres que yo respetaba mucho se delataron solos como mentirosos orgullosos de serlo. Yo, me quedé con sus mentiras para callado. Y me sentí mal. Porque sé que con ellos, hay dos chicas que más temprano que tarde van a sufrir como chinas, tal y como yo sufrí y yo no podía hacer nada al respecto. Supe que los amores, la mayoría de las veces, era disfraces sociales. Que los ritos, las ceremonias, los juramentos, se iban por la alcantarilla como si fuera pelusas. Que la gente promete sin comprometerse de verdad. Tengo casi treinta años y es increíble quizás que a estas alturas me sorprenda. Pero sí, me sorprende. También me duele mucho. Y me da un miedo terrible de volver a apostar. Lo curioso es que creo que todavía me quedaba corazón para hacerlo.
Aposté. A mi modo herido. Con lo poquito y nada que podía entregar, hecha un cucurucho de miedos, silencios y dudas. Pero así y todo, creo que aposté. Aposté bastante para lo que me había sucedido. Creo que desde los 20 años no tenía ese desinterés en el alma. Me gustó saber que esa capacidad de querer, aún estaba dentro de mí. Lo comprobé y me retiré. No porque quisiera. Me retiré porque el miedo es un enemigo feroz que no abandona así de fácil. Me retiré porque es distinto acurrucar a alguien que se deja a acurrucar a alguien que pega sus rasguños cada tanto. Una que está cicatrizando, no puede exponerse a más magulladuras. También necesita alguien que venga y la acurruque sin esperar nada más que tu bienestar a cambio. Alguien tiene esas pretensiones y me he arrancado como una fugitiva. La Carlita y la Carola dicen que no me arranque más. Que me deje al menos hacer un cariño. Que diga una sola vez que sí. Que sea amiga. Que parezco cabra chica.
Y la verdad, yo no sé aún qué hacer.
Sin embargo, hay algo que es más sorprendente que todo lo que he descubierto de mí hasta ahora: que tengo fe. Más fe que antes, inexplicablemente. Son mis sueños que me dicen cosas buenas, cosas milagrosas. Es una paz que me nació desde el centro de la guata y me tiene tranquila, como si supiera que algo monumental va a suceder. No es broma. No es canutismo. Es una sensación tan real que podría convertirla en un mueble de mi casa. Y ahí está, instaladísima dentro de mí, haciéndome reír todas las santas mañanas cuando abro los ojos.

Anuncios

13 pensamientos en “Abre los ojos

  1. Pepa, hubo algunas noches, hace años, en que lloraba y reia con los escritos de tú blog. Hoy, al volver a éstas noches de insomnio, vuelvo a leerte, pero ésta vez me tiemblan las manos y me cuesta ver el teclado. Me vi y estoy en “abre los ojos” y “en el día D”, te ruego me escribas al correo sofiabeltran11@gmail.com. Te espero.
    Sofía.

  2. Pepa buscandote por google encontre tu blog y es que nunca habia leido lo que escribes y bueno lei justo este y nose puede que yo solo sea una chica recien de 19 años, pero siento tantas cosas, tan parecidas a las que sientes.
    Realmente a veces prefiero ser tonta y no darme cuenta de aquellas mentiras que no quisiera saber.
    Tu vives tus desiluciones a tus 29 años y yo a mis 19, cuesta salir de desiluciones asi yo aqui ya con penas de amor que realmente me estan matando y bueno se dice que despues de la tormenta sale el sol.
    Y bueno no vale decirlo pepa eres increible y las heridas se sanan cuesta y muchas veces quedan cicatrizes, pero tu eres una mujer fuerte y esas cicatrizes pronto no se notaran.
    Y bueno esto solo es una etapa que tenias que pasar el la vida.
    Ahi muchos hombres pelotudos, imbeciles que no saben valorar a quien tienen en frente, pero llegara esa excepción que te hara sentirte extremadamente feliz.
    te quiero mucho! tu sobrina thiare

  3. pepa
    como siempre qué bueno es leer tu blog. respecto a lo que escribes te entiendo perfectamente.. confia en la sincronia y en el ritmo que todos los procesos tienen por si solos. me encanta que sueñes con certeza que vendra algo increible a tu vida..porque estoy segura que asi sera.
    no se si es mejor tonta o hacerse la loca o cosas asi.. solo te puedo decir que he aprendido a no exponerme a situaciones y personas que me hagan daño, he activado una especie de alerta y resguardo de mi vida emocional. y no se trata de estar con miedo o con alergia a los rasguños que te puedan hacer, sino a privilegiar mi equilibrio interno.
    pasalo groso en cuba y tomate unos ricos mojitos..un abrazo enorme desde barcelona

  4. Soy hombre, sí, y no miento, al menos en lo que se trata de temas relacionados con mi pareja.
    Hace algunos años pasé por algo similar a lo tuyo, y quizás eso grande que sabes que va a pasar, tenga directa relación con el hecho de que te descubriste grande, que te sientes capáz de salir adelante de cualquier cosa, al menos eso me paso a mi, cuando logré pasar ese tremendo trago amargo, supe que si había pasado eso, era lo suficientemente fuerte como para afrontar lo peor.
    Bueno, desde Enero a ahora me he enterado de mentiras increíbles relacionadas con mis padres…
    creo que no queda más que tener fe en que uno no caerá en lo mismo que tanto dolor nos produjo.

    Llegué aquí por mi pololis que me dice que le encanta lo que escribes.

    Saludos =)

  5. hace tiempo que no te leía.. me emocionas.. Porque hace muchos años yo tuve una historia similar, pero yo escogí abandonar la esperanza, la fe. Dije.. me aburrí y mi corazón se cerró para siempre, y aunque no he estado sola, todo mi ser me lo guardo para mi y no lo entragaré nunca más. Eres valiente. Quizá yo no lo sea tanto, pero me acostumbré tanto a la idea que ya no puedo ni llorar. Y debe ser pk siempre he sido solitaria y desconfiada, así que es mi estado natural. Sinceramente, espero no volver a enamorarme nunca más. No me asusta estar sola. Pero, a pesar de todo, admiro tu FE. Ojalá encuentres ese algo o alguien que vuelva a iluminar tus días!!

  6. Pepa:
    Una vez más me sorprende y me emociona mucho leerte, creo que tenemos muchos cosas en común y lo único que te puedo decir es que no descaigas y que esa fe inexplicable que sientes siga creciendo y vuelvas a creer en la magia de la vida y tener pajaritos volando en la cabeza…
    saludos

  7. llegué acá buscando recuerdos viejos en la zona, perdón si peco de entrometida.
    Y esta entrada me cayó como anillo al dedo. Por que a mi me gustaría haber sabido un poquito menos por más tiempo, quizás hasta los 29 como tú.. y no ahorita. Por que me gustaría sentir eso de la fé que dices y que yo buscó y se me escapa de vez en cuando.
    Que tengas un viaje hermoso, disfrutalo :)y gracias por poner con palabras lindas y justas algo q lo sentí como propio.

  8. Pepa, a estas alturas yo tampoco creo en muchas cosas que antes me parecían obvias, únicas y eternas. Pero, ¿sabes?, tal como escribe Almudena Grandes, a veces las cosas pasan. Las buenas cosas. Parece increíble, parece imposible, pero pasan. Y eso es lo mejor de todo.

  9. Me encantó lo que escribiste. Porque me imagino lo duro que ha sido enfrentarse a tanta verdad junta. Y también porque sé lo fuerte que eres y también lo dócil que eres cuando te abres.
    Éxito en Cuba. Elegiste un excelente destino para pasarlo bien y también para conocer. Porque no eres más tonta. Y tienes un corazón que ya no puede ser maltratado.
    Abrazos.

  10. Han escrito puras mujeres… hasta me da miedo ser el primer hombre en postear…

    Pepa, que otra cosa podemos hacer en el amor si no es apostarlo todo?, el problema es ese, encontrar a alguien que apueste todo igual que tu… si tomamos las relaciones con miedos e inseguridades, lo mas probable es que salgan mas miedos y mas inseguridades. Amar a alguien pensando en que te va a cagar no es sano… yo lo aprendí hace mucho y por suerte ahora encontré a la mujer que también lo apuesta todo conmigo, pero no fue fácil.
    Por eso, dale con todo siempre, no importa cuantos porrazos nos pegamos, si no cuantas veces nos levantamos.

    Date tiempo para ti, como este viajecito de carrete con el resto de tu aquelarre está ideal (minas solteras… guapas… de vacaciones en cuba???… uf… ahora si que se nos va Fidel…).

    Otra cosa, y en defensa del genero además… cuidado con generalizar, lamentablemente se han topado con muchos sacos de %$&)/&… pero existen de verdad hombres que somos sanos de alma… que somos buenos… si hasta tengo que andar con lentes de sol por el brillo de la aureola… jejeje

    Ya, relajese mi reina, mire que después de tanto mojito, ni con comerse un limón se le va a borrar la sonrisa de la cara.

    Un abrazo

  11. Pepita
    Comparto completamente tu desilusión, pero creo que tenemos todo para mirar la vida con alegría y confianza…
    Tenemos que ver esas relaciones tan solo como un aprendizaje…ahora sabemos lo que queremos, lo que aceptamos,lo que nos hace felices.
    Duele la caida, pero de a poco hay que salir del pozo y valorar a quienes nos quieren de verdad. Para mí no es un tema fácil, pero he aprendido a ser paciente y dejar que la vida “fluya”…a no desesperarme, a no acelerar la alegria, la paz, ni a los demás…hay mucho que aprender de la tristeza…mucho que autoevaluarse y evaluar al resto y así de a poco sentir el propio crecimiento…que es lo que en realidad vale y es certero.
    Me alegra que de toda esa basura podamos rescartar cosas lindas, por ejemplo habernos conocido.
    Un abrazo grande! y tiembla Cuba…ahi vamos!!!

  12. “Love is blindness, I don´t wanna see…”, decía Bono. Y creo que es cierto, muchas veces vamos por la vida a ciegas y somos tremendamente felices. Y cuando abrimos los ojos, la caída libre puede ser casi mortal. En ese momento estás tú, querida Pepe, en el momento en que, tras la caída, tus grandes ojos han quedado abiertos para siempre y es tanto lo que ves, que ya no lo soportas. Es como una “indigestión informativa” y, además de estar moreteada y magullada por la caida, estás agotada. Es normal que no confíes en los hombres, ahora que sabes que muchos no aman a las mujeres, porque en realidad no pueden amar a nadie más que así mismos. Y a veces te dan ganas, por un ratito, de ponerte nuevamente una venda en los ojos para poder confiar nuevamente o descansar un rato.
    Pero lo bueno, es que mantienes la fe. Y eso es lo que te va a sacar adelante. Por eso este viaje te va a hacer espectacular. Con tus amigas, que son amores fieles y sinceros. Dos semanas viendo otras cosas y disfrutando, te harán desconectarte bastante del dolor y las decepciones (que pucha que duelen!)
    muy buen viaje, disfruta mucho, toma hartas piñas coladas, recórrelo todo y báilatelo todo!

  13. Mi déficit atencional me ha permitido encontrar excelentes blogs, cuando en realidad debería haber estado trabajando. Uno de ellos es el tuyo. En mi caso personal, no habría pagado por ser tonta, pero sí por vivir alguna mentira azucarada. Esas relaciones que desde fuera se ven envidiables, aunque en el fondo uno sabe que las cosas no son lo que parecen. En momentos de tristeza uno prefiere mentiras blancas a la soledad. Hasta que algo hace “click” en tu mente y aprendes algo. Una valiosa lección que disminuye la sensación de desamparo y que te da fuerzas para salir adelante. En ese momento, el desafío es sacarse las mochilas del pasado y partir con inocencia, con mucha menos ingenuidad eso sí, pero limpia y sin amargura. Recientemente, la certeza de que algo importante me iba a pasar, ese calorcito en la guata después de vivir una crisis personal, dio paso a la impaciencia y la decepción. No hay recompensas ni regalos después de la crisis. Solo la posibilidad de ser feliz hoy. Cada mañana, despertar con la convicción de que será un gran día. Ese es el mayor desafío y la mayor felicidad que se puede lograr. El resto, llega solo ¿Cuando? Aveces las “tripas” pueden predecirlo, otras no. Eso no es lo importante. Lo importante es disfrutar el hoy lo más posible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s