LETRAS SALVAVIDAS
Por Pepa Valenzuela

Andaba pateando una pena infinita, cuando una amiga me lo prestó: Tokio Blues de Murakami. Entonces cada noche, con cada página, la angustia en la guata fue desapareciendo y un buen día, un diálogo me salvó la vida. Ahí estaba lo que quise decir alguna vez y no me había salido de la boca. Murakami lo había escrito por mí, quizás por cuántas más. Ahí estaba lo que hubiera dicho si esto fuera una novela y los demás personajes, tuvieran esa sensibilidad japonesa para entenderlo todo de forma sencilla. Comparto este párrafo para que otros más, reciban estas palabras al rescate. Y también comparto el dibujo de un amigo, inspirado en el mismo libro mágico, que al menos explica mi necesidad espantosa de dejarlo todo por escrito. Esto es un pedacito de Tokio Blues, la historia de Watanabe, un japonés que vive entre el pegoteo con una mujer fantasma y la sinceridad de una chica nueva que descubre a destiempo, Midori.
“(…) Quién sabe – reconocí-. La situación es muy compleja. Tenemos varios problemas. Todo esto hace mucho tiempo que dura y yo, la verdad, he acabado por no entender las cosas. Ni las entiendo yo ni las entiende ella. Lo único que sé es que como ser humano, siento cierta responsabilidad hacia ella. Y no puedo desvincularme. Al menos así lo siento ahora. Aún en el caso de que ella no me quiera.
– Soy una mujer de carne y hueso. – Midori presionó su mejilla contra mi cuello-. Estoy entre tus brazos y confesándote que te quiero. Haré lo que tú me digas. Soy un poco alocada, pero me tengo por una chica honesta, una buena chica. Soy trabajadora, guapa, tengo los pechos bonitos, sé cocinar, tengo un depósito en fideicomiso en el banco que me dejó mi padre. ¿No te parezco un buen partido? Si no te quedas conmigo, acabaré yéndome a otra parte.
– Necesito tiempo – dije-. Tiempo para pensar, para arreglar las cosas, para decidir qué es lo mejor. Lo siento, pero por ahora eso es lo único que puedo prometerte.
– Pero te gusto y no quieres que me aleje de ti, ¿no es cierto?
– Sí.
Midori se separó de mí y me miró a los ojos, sonriendo.
– Te esperaré. Confío en ti – accedió-. Pero cuando elijas, quiero ser la única. Cuando hagas el amor conmigo, piensa sólo en mí. ¿Entiendes lo que trato de decirte?
– Perfectamente.
– No me hagas daño. Bastante me han herido ya a lo largo de mi vida. No quiero que me hieran nunca más. Quiero ser feliz.
La atraje hacia mí y la besé.
– Suelta ese estúpido paraguas y abrázame con fuerza con los dos brazos – me ordenó Midori. (…)”.
página 345, Tokio Blues, Murakami.
Anuncios

10 pensamientos en “

  1. Entre todos los que tengo, “ese” librillo debe ser uno de los mas subrayados y con paginas dobladas en las equinas indicando que ahi hay “algo” para releer…. y el que mas presto y con el que mas se engancha uno con este sr murakami y su mundo murakamesco.Ojala tu amiga tambien tenga la Cronica del pajaro que da cuerda al mundo…. y te lo preste, xq no hay personaje mas adorable que May Kasahara entre los libros que se han escrito hace poco (o traducido hace poco, mejor dicho). Ahi si que Murakami escribio por mi muchisimas paginas.Me gusto tu blog, asi como varias columnas y reportajes tuyos que he leido x ahi. Saludos,l Mery.

  2. noooooooofuera el apegofuchi fuchi !románticas líneas Pepa,pero últimamente me estoy quedando con adioses que lo máximo que provocan son nostalgia,(para recordar los domingo)un abrazoShidi !

  3. jajajaparece que nos paso a varias… eso de coleccionar las columnas…pepa eres una seca, jaja, me hubieras visto cuando supe que querias entrevistar a mi papá (Luis Carrasco) (no se si lo hiciste, porque andaba aisladisima)los sentimientos tienen su propio ritmo, el amor por sobretodo…bueh, saludos!

  4. :O k liindo textoo!!!muy simple, acogedor:Dpepa, cuando era mas pendex, yo me devoraba tus columnas en la zona de kontakto. mi mama traia esas revistas del trabajo, kuando las botaban. las akumulaban, imaginate toda atrasada leyendo las columnas grandes exitos. y luego kuando ya kerian botar esas revistas en mi kasa arrancaba: la pagina con tu columna y las dejaba en una carpeta, toda una sikopata jajaja!! aora ni me akuerdo donde estara esa karpeta, y aora te encuentro akii y seguire leyendote!!! muchos saludos!!!! Liss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s