DIAS DE INVIERNO

Son días de pena estos. Hace tanto frío que no dan ganas de salir de la cama hasta septiembre, claro, si no estuviera la maldita demolición dele que suene al lado de mi dormitorio. Tengo amigos estrellados que se acaban de dar de cabeza contra el muro de un mundo por donde no era tan fácil tomar el atajo. Se sienten atrapados, frustrados, tristes, sin memoria. No pueden recordar quienes fueron ni qué querían cuando éramos esos pendejos luminosos. Otros se rindieron y se acomodan como pueden a la vida, a costa de negocios, tarjetas bancarias, trabajos que no soñaron y ceremonias de matrimonio apoteósicas a las que sí invitaron a esos parientes colados que juraron jamás convidar por compromiso. Son días tristes estos. Mi amiga hada tiene años de sueño acumulado y ningún aplauso la está esperando a la vuelta de la esquina. Ella se conforma con dejar las cosas funcionando aunque nadie sepa que fue ella quien encendió el motor. Tengo un viaje al paraíso en la cabeza y a veces dudo de si efectivamente estuve ahí. Porque acá todo cuesta tanto, que me parece imposible que existan escondites en el mundo donde todo es como debe ser. Son días solitarios estos. Tengo una cita a ciegas el fin de semana que sé con absoluta certeza que será un fiasco, una carta con 13 viejos nudos en la garganta que hace un año no entregué y un amigo que adoro para callado. Soy una tumba donde el resto escribe sus epitafios, escucha sus oráculos y se va. Son días tan muertos estos. Tengo un hermano que toma ravotril y un pronóstico esotérico de amargura. Una madre que aprieta los dientes porque sabe que de este hoyo en el que estamos metidas, no nos puede sacar. Amigas que no entienden que la frustración se está comiendo mi estómago y creen que mis ausencias son pura mala voluntad. 0,1% de opciones que me den un crédito en el banco para comprarme un departamento que en 10 años más se va a caer a pedazos. Mil ideas de viajes por otras geografías humanas y ningún presupuesto que aguante. Una antorcha de estrella que me recuerda que Mohamed puede estar ahora mismo transando su vida a manos de un espalda mojada. Demasiadas amigas que se van para el otro lado del mapa y que sé que será difícil volver a ver. Suficiente tiempo esperando a que el destino me reviente en la cara o al menos, que reviente yo delante de él. Pero son tan de pena estos días que ni siquiera tengo energía para hacerme estallar sin tener que separarme de la estufa donde escribo estas tristes líneas de invierno.
Anuncios

20 pensamientos en “

  1. pepa: es muy igual a como me siento yo. Explotando todo el tiempo, de a poquito, como mini galaxias y supernovas. Duele pararse, pero qué más hacer.En mi explosión anterior me paré y parí un disco. Al menos de algo que sirvan.aqui no me deja poner mi mail ni nada, mi website or whatever. http://www.pajaritos.orgxox.

  2. Hace tiempo que no pasaba por aquí:a)El determinismo de Spinoza, tan vapuleado y desacreditado por los optimistas libertarios, en epocas opacas como estas hacen que se deba repesar por su legitimidad..es que, hay veces, que no queda otra que conformarse con lo que nos entrega la vida..b)Me encanto lo que escribiste, odio decir esto, pero porque todos los escritores sus mayores obran salen por la tristeza y el desamparo..un besote

  3. Hola.Mi nombre es Sebastián, estudiante de Ingeniería Comercial de la Universidad de Chile y vivo en las torres San Borja.Estuve leyendo una entrevista en revista Paula donde hablan sobre los vagabundos del sector. Me gustaría saber si es tu experiencia la que se relata en aquella entrevista

  4. hola pepita… que ganas de decirte hartas cosas lindas y que te ayudaran a salir un poco de estas noches frias… pero lo unico que puedo decir… es que se siente tan parecido… animo y fuerza no ma… un besito

  5. Hola pepa. hace poco, de puro intruso, me metí e leer tus cosas en la zona. La verdad es que me gustó mucho este último escrito y yo también escribí algo sobre el invierno, guardando las proporciones. Creo que el invierno es letal. sobre todo este.Bueno eso, felicitaciones por tu trabajo y espero que puedas leer mi blog algún día. saludos.

  6. ánimo!!!aunque no sea de mucho consuelo, aki hay muchas personas que estamos contigo…el culpable son estos dìas de frìo y lluvia que sacan a rlucir nuestros más oscuros pensamientos, pero debes ecahrlos a volar, las cosas pueden mejorar jaja ;)

  7. yo pensaba q estas frustraciones de no saber adonde vamos eran exclusivas de los ingenieros comerciales. tú al menos tienes la alegría de saber que lo que creaste tiene un valor, que tu trabajo no es vano, que al menos un ingeniero comercial puede pasar por acá y decir: me gustó lo que acabo de leer, algo que tú nunca diras cuando pases por una oficina y me veas contando números en un frío día de invierno…

  8. PEPA!!!!!!!!!!el invierno es asi, io estuve toda la semana kon nostalgia pensando y pensando, lo ke hice fue komer chocolate, llorar mucho, no se si de rabia, impotencia o ke, pero llore, me desahogem, escribi todo lo que tenia que decir, pero como no podialo escribi y ahora toy mejor.,…creo…por lo menos, he sonreido un par de veces,,,bezoz y kuidate muchin

  9. vecina a mi tambíen me zumba un taladro abajo de mi pieza (torre 9) y tambien estoy en epocas dificiles y bien confusas, pero hay que echarle pa delante no ma.arriba la pepa! abajo los de la catolica!

  10. Pepa nopo! Arriba ese ánimo mujer! acabas de ganar un premio, tienes trabajo, eres reconocida. Sé que tienes problemas, todos los tenemos, pero no debemos echarnos a morir.Mucho animo! Ya saldra el solRecuerda q si no pasáramos x momentos difíciles, jamás apreciaríamos los buenos momentos.

  11. Pepa, Si hubiese podido escribir mis sentimientos cuando tenía tu edad, creo que habría escrito lo mismo… Todos tenemos derecho a ser un poco melácolicos, pero quizá puedas ver la luz un poco más allá. Ah, y a modo de reflexión, estas madurando, por eso duele tanto.

  12. Yo te entiendo tanto y lo mejor es comerse un chocolate enorme y escuchar canciones bonitas.E insisto con que los días de lluvia deberían ser feriados nacionales, es que nadie puede andar leseando bajo el agua con seis grados congelando el cerebro. Nadie puede!Ánimo, y es verdad, erís como una super mujer.Besotes,D.

  13. pepa como te entiendo!!!odio el inviernos y estois dias de invierno y como no hay nada mas que hacer salena flote todas las frustaciones los sueños reprimidos que nuncan ven la luz…suerte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s