PEPA, LA DEL BARRIO

¿Recuerdan que les conté que estaba en una lucha ciudadana? Bueno, esto publiqué en diciembre en Paula. Más abajo, después del texto publicado, los actualizo sobre los últimos detalles de esta pelea de clase media de medio pelo. (Y sí, la foto es posera, pero es la única que tengo de mis torres queridas y añejas)

El resort de los mendigos
“Soy una vecina C3 a quien nadie pesca. Vivo en la única torre de las Torres San Borja que no está enrejada. Como consecuencia, hace más de un año se vinieron a alojar una treintena de indigentes curagüillas debajo de ella. Duermen, cagan y mean en mi entorno todas las noches y el domingo completo, justo debajo de mi departamento, en la zona techada donde están los locales comerciales. Y me tienen hasta la tusa. Yo lamento un montón la pobreza, pero no avalo que nadie le cague la vida al resto. Y eso es lo que ellos hacen aquí: se pelean a botellazos y dejan huellas de sangre en los pastelones. Los viernes y los sábado hacen grandes eventos bailables hasta las tantas, con la música a todo chancho. A veces me despiertan los berridos de una tipa que se agarra con su peor es ná o los chillidos de una mujer arrastrada por el pavimento. O sea, ahora el barrio es una película de terror. Además, como van al baño en la entrada de mi edificio y en la de todos los locales –un laboratorio médico de la UC, entre ellos– hay enjambres de moscas. Tengo que andar con la boca cerrada para no tragármelas.
Aparte de todo, estos tipos están mejor atendidos que en un resort. Los estudiantes de la Universidad Católica les traen desayuno y las almas caritativas del Hogar de Cristo les dan comida de noche. Están tan regaloneados por gente que, por supuesto, no tiene la desgracia de vivir aquí, que no piensan en irse.
Los medios siempre hablan de este tema desde el punto de vista de los pobres mendigos y aseguran que los vecinos no quieren hablar. Pero yo sí quiero. Voy a empezar una guerra en la que pasaré de solicitar un entrevista con el alcalde Alcaíno hasta a amenazar de muerte al administrador de mi edificio que se niega a levantar la reja aunque la mayoría de los vecinos hayamos firmado a favor. Voy a joder y a joder, porque este tema está sacando fuera a la neonazi que llevo dentro”.

Extras, extras:
– Después de publicar esto y sentirme igual que Aló Pepa, fui a Ciudadano Zero a despotricar en contra de la Muni por no ayudarnos. Un tipo de Hogar de Cristo me escuchó y me llamó para decirme que ellos ya no ayudaban en este sector porque 1. descubrieron que así no ayudaban a los indigentes, que sólo los acomodaban más en su situación y 2. descubrieron “sobreayuda”, es decir, varias fundaciones y ongs que traen comida, ropa, etc. El Hogar de Cristo calcula que esta gente recibe más de siete comidas en una noche y que hasta la botan.
– Una semana antes de Navidad, una pareja de indigentes atacó con un cuchillo a uno de mis vecinos. Llamamos a los pacos, llegaron dos horas tarde y no se pudieron llevar detenido al agresor porque obviamente ya no tenía el cuchillo en su poder. En medio del tumulto vecinal, apareció un voluntario de una fundación que nos echó la foca a nosotros, los vecinos. Dijo que éramos unos vacunas por no querer a esa gente, que teníamos que compartir con ellos y que él aseguraba que jamás andaban armados. ¿Resultado? Lo empapelamos a garabatos.
– El Hospital de la UC, en permanente y terrorífico crecimiento, nos ofreció pagarnos la bendita reja para protegernos. Todos chochos y saltones. Hasta que hoy descubrimos, que la reja de la UC, aprobada sospechosamente rápido por la Muni, no nos alivia. Al contrario, cierran un sector de locales comerciales que ellos ya compraron y además, enrejan una plazoleta que nos pertenece, dejándola para el lado de ellos. Mi torre, en resumen, quedaría huacha y a la intemperie.
– Pedí entrevista como periodista con Alcaíno. Lleva dos semanas tramitándome. Al final me llamó un tipo de la Muni que me dijo que “Raúl” se iba de vacas, pero que me derivó al director de obras sociales quien me contaría la linda labor de reinserción que hacen con los mendigos. Lo mandé a la punta del cerro. Le dije que a los vecinos nos importaba un bledo qué pasaba con esta gente, sólo queríamos saber qué hacía el Municipio por la seguridad e higiene de los vecinos. Dijeron que me conseguirán entrevista con el director de Obras Municipales, pero sigo esperando.
– Lo último: esta noche saldré con el Comité a juntar firmas para impedir que la UC nos friegue y la Muni nos dé el permiso para enrejar como nosotros queremos: rodeando todo el edificio. Estuvimos toda la tarde en eso con mis vecinos. Como si me sobrara el tiempo. Pero ya estoy tan desesperada, que decidí abocarme a esta misión. SuperPepa, que le llaman. De más está decirles, que cualquier ayuda, pituto, movida o ganas de protestar que tengan, bienvenidas sean. Ayude a su vecino c3. Ayude a Pepa, la del barrio.

Anuncios

17 pensamientos en “

  1. y en que quedo todo esto? te entiendo mas que perfectamente porque un tiempo estudie en casa central y vivi en el sector como por 4 años, y entre los travestis y los indigentes, q tenias q ver “hacer su pega”, ir al baño e incluso tener relaciones sexuales a plena luz del dia en las calles aledañas y los parques, te entiendo mas q bien.

  2. Ya no eres la misma… extraño a la Pepa que leia sagrado cada Viernes cuando el Mercurio llegaba con la Wiken en su interior… me gustaban los dibujitos tambien, jaja.

    Saludos, ahi te maileo ;D

  3. Reflauta!!

    Ojala tus gestiones y la del los vecinos…resulte

    Yo pase por una situacion similar en mi barrio… al final tuvo que venir sanidad a multar a los responsables.

    buenas vibras

    atte Karlo

  4. Hola Pepa. Es extraño que Alcaíno no haya ayudado todavía. Finalmente él pertenece al grupo que supuestamente venera las rejas, alarmas, grandes muros y cualquier aparato que pueda dividir a los buenos de los malos. Aguante con eso.

  5. Hola pepa!!!
    yo tb vivi una situación similar vivo cerca d ela plaza Brasil y los bares universitarios no era nada de agradables ver a pendejos muertos de curao y agarrandose a combo y asustando al que pasara, y que decir de caminar por la plaza el olor a mariguana no era de lo mejor. Menos mal los vecinos y los programas de aqui en vivo y paz cuidadana mejoraron la situación eso si hasta que empiecen las fiesta mechonas nuevamente!!!!!
    cuenta con todo mi apoyo para protestar; pq los unicos perjudicados en este asunto son los vecinos!!!

  6. Toda la razón Pepa. Aunq en general a uno le gustaria vivir sin rejas y es bueno ser solidario, concuerdo con que a veces, como en este caso, los mendigos se aprovechan de su situación, y al parecer no les interesa salir d ahi, xq es su excusa para delinquir, haciendose las victimas y más encima, recibiendo ayuda a cambio.

  7. Hola pepa, mi papá trabaja en el hospital que queda justo al frente de tu edificio, y me dice que muchos de esos mendigos son lo mas balsa que hay y aprate varios muy delincuentes ya que han asaltado a varias de sus colegas cunado terminan sus turnos o cuando llegan a estos los fines de semana. Quizas podrias contactarte con ellos y juntar firmas para ademas conseguir mas seguridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s