VUELA, VUELA
Track 105: Lucy in the sky with diamonds, The Beatles.

Mis rodillas topan el asiento del frente en el avión y a mi lado va un gringo pelado al cero que ronca como si se hubiera tragado un gato. Voy con mi cartera bien agarrada con las dos manos, evitando mirar por la ventana y escuchando por mis audífonos Lucy is the sky with diamonds, Lucy is in the sky with diamonds. Pero yo no voy rodeada de lujos ni nada que se le parezca. Al ladito mío sólo viajan nubes blancas y el cielo. Y hacia abajo, el vacío.
No sé cómo diablos quise lanzarme a lo Superman con unas alas de cartón por la terraza de mi departamento cuando tenía cuatro años. Alguien debió darme ritalín cuando era niña. Ya lo decía mi profe jefe: yo era una hiperkinética que incitaba a mis compañeros al desborde. Todo porque les decía la pura y santa verdad. Que el profe de música nos miraba las piernas a las niñas del curso, que se relamía los labios cuando nos miraba tocar flauta con nuestras rodillas huesudas al aire y que eso se llamaba abuso sexual. Que el colegio cobraba más de lo que valía, que a la directora tiesa y contenida le faltaba un buen revolcón, que los profes no nos dejaban opinar porque pensaban que éramos idiotas y que de alguna manera a ellos les convenía perpetuarnos así. Pero mamá nunca pescó a mis profes acusetes. Mamá metralleta estaba chocha de tener una hija revolucionaria. Por eso entraba a la sala de profesores mostrando los dientes, interrumpiendo a quienes querían hacerla creer que yo era la nueva niña de La Profecía, exigiendo el libro de clases para refregarles mis notas en la cara. “¿Ve? Buenas notas. Excelentes. Usted no va a venir a decirme cómo es mi hija. Es una niña despierta. Si los demás no son así, no es mi problema”, espetaba mi mamá antes de irse furibunda para su oficina. En mi época frustrada de Superman, ella era la Superwoman de verdad.

Mamá literalmente volaba por mí. Preparaba el desayuno, cocinaba mi almuerzo, lo ponía en un termo que olía a vertedero (ojalá alguien haya sacado del mercado esas porquerías), me incitaba a leer y pensar todo lo que me ocurriera en el día y me dejaba en la puerta del colegio. Y luego con su capa camuflada en su traje de dos piezas de secretaria, se iba rajada a la oficina de un viejo que la gritoneaba todo el santo día, como ella decía. Para una fiesta de fin de año de la empresa lo conocí. El jefe de mamá era un larguirucho de dientes amarillos que caminaba con el pecho inflado y hablaba con la boca chueca. Un tipo de terno que me pellizcó una mejilla cuando mi mamá me presentó. “Así es que tú eres la hija de Beri”, me dijo haciéndose el simpático. “Así es que usted es quien le grita a mi mamá todo el santo día”, le contesté yo. Mamá se puso roja de plancha. Su jefe también. Y yo me quedé bien plantada esperando una afirmación. Pero mamá me agarró de un ala, pidió disculpas por mí y me llevó a jugar taca taca. A veces la niña era más despierta de lo que ella había presupuestado. Por eso, también voy en este avión. Quiero ser más despierta de lo que yo misma me creo. Pero también, para ganar mi propia capa de superhéroe, llevarla de vuelta a casa y mostrársela a mamá para decirle que ya aprendí a volar. Pero sobre todo, gracias a ella y sus superpoderes.

Anuncios

13 pensamientos en “

  1. Aloha:Pepa… “Y dale alegria alegria a mi corazon” es lo primero que te voy a decir… quizas suene mamon pero se me cayo una lagrima al leer tu despedida y ahora no te puedo explicar la alegria que me has dado…GRANDE PEPA y OLE!!Ciao.pd: Vivelo! (España)

  2. menos mal que sigues con tus historias.son muy entretenidas y en parte me siento identificada.gracia por escribir bien. y ademas ponerle musica a la vida

  3. Hola Pepa, Solo aprovecho de saludarete (ahora con un rostro) super feliz de poder seguir escuchando canciones mientras viajamos por la vida.Nuevamente te deseo exito en esta nueva etapa, y sigue compartiendo tu don con los demas.

  4. wau!!!! bueno cuando comence a interesarme por las revistas del mercurio realmente wiken no me atraia mucho, hasta que de pronto, pam!!!,zona de contacto, la descubri y descubri una columna “Grandes exitos”uf!! cual de todas las leidas es la que mas recuerdo???mmmcuando contabas del pasado militar de tu papá y de tu mamá y de la carta que ele nviaste a Lagos: notable. Bueno solo eso desearte lo mejor, y decirte que aunque suene mamon io realmente esperaba el viernes que llegara susodicha revista para ver en que seguias!!

  5. La verdad te empecé a leer hoy en la zona y me tragué como diez columnas tuyas de un solo tiro.Tienes talento cabra, eres admirable.Que te valla bien por allá en España, y sigue siendo sincera tanto contigo como con los demás, que es lo que más rescato de tu prosa.Confía en que saldrán bien las cosas.Adiós.

  6. hola pepa….ke lindo lo ke escribiste, la verdad es ke todas las “viejas” siempre son nuestars unicas super cirls…la mia lo es…la kiero mucho y la admiro…espero algun dia poder tambien volar kon mis propias alas….suerte niña..y ten confianza en ti, que eso es lo ke mas necesitarasxaup

  7. oye…q bueno que no te hayas perdido, pensé que al cruzar la cordillera (como se ha vuelto la tónica de muchos chilenos) te habias olvidado de las canciones con historias choras de fondo.te leo desde el papel en la zona y para ser más mamona la confesión, no me la perdía.saludos pepa donde quieras que estés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s